Agónicas legislaturas


Artículo publicado en ABC.

Se ha instalado en la opinión pública que el Parlament de Catalunya está prácticamente cerrado y no cumple con sus funciones. Si bien estrictamente, es una afirmación falsa, no deja de ser cierto que el interés de la mayoría parlamentaria no es que la legislatura transcurra con cierta normalidad, de hecho repiten insaciablemente que estamos en una situación de excepcionalidad y los hechos así lo demuestran, y no por la situación judicial de los miembros del anterior Govern o de la Mesa del Parlament, sino al interés de la mayoría separatista de utilizar las instituciones de forma partidista y en esta situación se encuentra no sólo el Parlament, sino también el Govern y otras instituciones catalanas que ahora no vienen al caso.

El Govern administra el día a día sin ninguna otra ambición, quizás el ejemplo más ilustrativo es la ausencia de proyecto de presupuestos, la ley más importante de cualquier gobierno, donde fija sus prioridades y asigna recursos. El Parlament tramita alguno de los proyectos legislativos trasladados por el Govern, pero el énfasis está en otros sitios, por ejemplo, en las comisiones de investigación tan peregrinas como sobre los atentados de Barcelona, el proyecto Castor, la aplicación del artículo 155 y la que se avecina con la de “las actividades ilegales de la Monarquía”, que como todo el mundo sabe son competencias de la Generalitat.

Entre bastidores independentistas, el rifirrafe está en cuándo convocar nuevas elecciones: durante o al final del juicio, después de la sentencia, cuando al President huido le vaya bien o cuando le apetezca al President provisional, porque lo que está claro es que, gobernar, que es la función que tienen encargada, no les apetece para nada.

En ésta tesitura se encuentra también el Gobierno de Pedro Sánchez, básicamente porque su continuidad depende de la continuidad del Govern independentista, si bien ha presentado proyecto de presupuestos, su aprobación está en las mismas manos que le confiaron de forma envenenada como Presidente.

Ambas legislaturas agonizan a la espera de algún desencadenante que propicie nuevas elecciones que, al menos permitan a la ciudadanía vislumbrar un horizonte más prometedor que el actual.

Revolución fiscal

El PPC presentamos al Parlament un conjunto de 6 proposiciones de ley para reducir la carga fiscal a la que los sucesivos Gobiernos de la Generalitat tiene sometidos a los catalanes:

. Reducción del IRPF a las rentas inferiores a 35.000€.

. Nuevas bonificaciones para la adquisición de libros de texto, o para el aprendizaje de lenguas extrangeras, …

. Supresión del impuesto de sucesiones.

. Reducción de la tributación del impuesto de patrimonio.

. Reducción del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales por adquisición de vivienda.

. Supresión de cinco impuestos propios.

Presentación:

Ley electoral catalana

Catalunya somos la única comunidad española que no tiene ley electoral propia. El actual sistema electoral beneficia a los partidos nacionalistas ya que les otorga mayor representación en las provincias menos pobladas.

Presentamos una propuesta de ley electoral para corregir esta situación mejorando la proporcionalidad sin perjudicar la adecuada representación territorial.

Barracones como escuelas

Presentamos una Proposición de Ley al Parlament de Catalunya para que la instalación de barracones no se alargue durante más de cuatro y el Gobierno tenga la obligación por ley de construir las nuevas escuelas o las ampliaciones pendientes. En Catalunya hay instalados 1015 barracones durante este curso 2018/19 y son muchas las escuelas creadas únicamente en barracones, y muchos los alumnos que empiezan y terminan sus estudios en barracones.

El dedo y la luna

Artículo publicado en ABC.

El dedo: en los últimos años, la política catalana vive inmersa en el bucle del “procés” del que, hasta hoy, hemos sido incapaces de salir; todo gira alrededor de los presos, de los fugados, de la república imaginaria y de su lejano “consell”, del prueba comidas del expresident, de imaginarias teorías conspiradoras hasta en los juzgados, nada más preocupa ni ocupa al Govern, ni a los actores políticos independentistas, cualquier otro aspecto de la vida de los catalanes es circunstancial y está sometido al futuro de la presunta república: todo el Govern, y todos los recursos de que dispone, y son muchos, están orientados al dedo.

Y la luna: pero mientras tanto, siguen habiendo miles y miles de catalanes que madrugan cada día –sin ser millonarios entrenadores de fútbol- para ganarse la vida, sostener a sus familias y hacer crecer económicamente la sociedad catalana, sin olvidar otros miles, afortunadamente cada vez menos, que siguen buscando oportunidades de trabajo.

Pues mientras unos están ocupados siguiendo el dedo del “procés”, otros ven como, mientras la luna avanza, se deterioran lentamente las condiciones de competitividad económica de nuestra sociedad sin que nadie les preste demasiada atención: Catalunya es ya la comunidad menos competitiva fiscalmente; importantes caídas sostenidas de la inversión extranjera; la exportación sigue creciendo pero a ritmos muy inferiores a los de los últimos años; cae la creación de empresas y la inversión; los principales países emisores de turismo advierten de riesgos de conflictos –no solo terrorismo- de Barcelona; cae el turismo español hacia Catalunya; y podríamos seguir, todo con un denominador común: la inestabilidad política y la inseguridad jurídica que provoca un proyecto político incierto.

Sí, ya sé que a menudo esto de preocuparse de la evolución de la economía es muy de derechas, pero al fin, el crecimiento de la economía son puestos de trabajo, y el trabajo es la mejor forma de mejorar el bienestar de los ciudadanos y de la sociedad tan de derechas como de izquierdas.

Mientras la luna sigue inexorablemente su camino, una parte de la sociedad catalana sigue con su mirada el dedo que se mueve al son de los intereses partidistas del proceso.

El castellà al Parlament

Fa uns anys l’ús del castellà al Parlament era motiu d’estirabots i de crítiques, ara porta camí de normalitzar-se, ja no som els diputats del PP els únics a utilitzar-lo:

Sobre la competitivitat de la economia catalana

Interpel·lació al Vicepresident i Conseller d’Economia sobre la competitivitat de la economia catalana. Analitzem alguns elements preocupants sobre la economia catalana: fiscalitat, demografia empresarial, inversions estrangeres, balança exterior i riscos de les exportacions,

Primera intervenció:

Les empreses catalanes venen més a l’Aragó que a França, o a Cantabria que als Estats Units; el turisme és sensible als conflictes; tenint bons nivells de recerca, no els tenim d’innovació; el repte demogràfic, …

Segona intervenció:

Imprescindible la moció de censura.

Els aconteixements de les darreres setmanes (vagues, mobilitzacions, desautorització dels Mossos, la via eslovena, etc…) exigeixen respostes i ni el Govern de Pedro Sanchez, ni C’s que va guanyar les eleccions semblen disposats a intentar posar remeis a la situació.

La moció de censura és imprescindible, al menys per trametre el missatge de que no tots el catalans ens hem begut l’enteniment; potser no prosperarà però  hauria de servir per mostrar que no tot el Parlament estem disposats a malmetre més la convivència a Catalunya.

El procés i la inversió estrangera a Catalunya

Comissió d’Empresa amb compareixença de la Consellera d’Empresa per avaluar les conseqüències del procés a la activitat econòmica, particularment les inversions estrangeres i el turisme.

-45,6%, -61,9%, -16% son les caigudes de la inversió estrangera a Catalunya durant el 4 trimestre de 2017 i el primer i segon de 2018.

A l’agost de 2018, Alemanya, Regne Unit, Estats Units, Canadà i Australia, on tenen origen més del 30% dels turistes que venen a Catalunya, adverteixen de riscos de conflicte a Catalunya.

A la rèplica cal entretenir-se a analitzar quan es van produir les fugues d’empreses, per què diuen que van marxar per culpa de l’aplicació de l’art. 155 de la CE. Doncs resulta que de les 3.200 empreses que van marxar durant el quart trimestre de 2017, 2.000 ho van fer entre el 5 i 27 d’octubre, i a partir del 27 d’octubre baixa la intensitat amb la que marxen les empreses, i no gràcies a la declaració d’independència si no per l’aplicació de l’art. 155.

Empantanados

Artículo publicado en ABC.

Lo sucedido en los últimos meses en el Parlament, y por extensión en la política catalana, muestra una vez más que en Catalunya será difícil recuperar una cierta normalidad en algún tiempo.

Primero fue el intento de investir President, un fugado, luego investigados en prisión preventiva, luego los Consellers, y solo se desbloqueó esa situación con la moción de censura de Pedro Sánchez. Lejos de mejorar la situación, empeora, los secesionistas toman oxígeno a partir de ese momento, y aunque formalmente haya un President y un Govern, solo hay postureo, agitación y alguna muestra preocupante de saciedad que se visualizó con el intento de asalto del Parlament.

No hay política, ni interés en ella, solo así se explica que los de Puigdemont renuncien a los cuatros votos que les da mayoría absoluta en el Parlament, aún habiendo acomodado las normas a su interés. Empantanados, condenados al empate, siempre que los de Podemos no les echen una mano y ya han dado repetidas muestras de estar dispuestos a ello, como ya han demostrado con la infame reprobación al Rey.

Que los catalanes seamos los españoles que tenemos las listas de espera más largas en la sanidad pública, o con más barracones como escuelas, o con más dependientes pendientes de prestaciones, solo por citar los problemas más acuciantes que jamás han merecido la opinión del President, al que solo le ocupa que los comandos revolucionarios aprieten, que salgan los presos y la república entre bolivariana e imaginaria que algunos tienen en la cabeza.

Pero delante, los constitucionalistas, también estamos empantanados: se podrá estar más o menos de acuerdo con las medidas que el Gobierno de España de PP fue adoptando, pero se adoptaron, incluso de común acuerdo con PSOE y Ciudadanos, y ello propició una cierta unidad de acción en Catalunya, que hoy es inexistente.

Pedro Sánchez decidió que para lo de Catalunya no necesita ni a PP ni a Ciudadanos, probablemente condicionado por los apoyos a su moción de censura, y además parece que consideran que lo que pasa en Catalunya es “asumible”. Ciudadanos ya consiguió su único objetivo, ganar.

Hoy los catalanes no independentistas esperan algo más de nosotros, pero o entendemos que es cosa de todos los partidos, o seguiremos empantanados.