155 necesario, pero no suficiente

Artículo publicado por ABC.

Es muy posible que después de tanto hablar de la aplicación del artículo 155 a la Generalitat de Catalunya, se haya trasladado la impresión de que el problema del independentismo y del desafío al Estado de Derecho se podía resolver con unas pocas semanas de “gobierno constitucionalista”.

Nada más lejos de la realidad, el objetivo de la aplicación del ya tan conocido artículo 155, no es otro que el de devolver las instituciones y  la sociedad catalanas a una situación de normalidad, dentro de la excepcionalidad y también devolver la voz a los catalanes, a todos, para elegir un nuevo Parlament, que a su vez debería escoger un nuevo Govern. Y es aquí donde topamos con la realidad: si bien no existe una mayoría social independentista, sí hay 2 millones de catalanes que consideran y votan esas opciones, que además les otorgan una ficticia mayoría absoluta en el Parlament, fruto simplemente de una determinada distribución territorial de los votos.

Si bien la aplicación del artículo 155 permite abordar una situación a corto plazo garantizando a la vez la continuidad de los servicios públicos, de ninguna manera puede suponer, ni que alguien se empeñe en ello, dar la vuelta como a un calcetín a cuarenta años de vicios nacionalistas en la administración catalana. Debemos fijar la mirada a más largo plazo, con medidas más estructurales que permitan reducir la desafección hacía España que en estos momentos percibe tanta gente en Catalunya, fruto de tantos años de “normalización” del nacionalismo.

Hoy resulta imprescindible recuperar la convivencia en Catalunya, porque pese a que algunos se empeñen en lo contrario, la convivencia está seriamente dañada y para ello es imprescindible recuperar el espíritu, pero sobre todo el valor de los consensos que nos han permitido progresar con España y con Europa, durante los últimos cuarenta años.

Democracia, ley, diálogo y consensos son las herramientas que debemos utilizar para recuperar Catalunya y no son eufemismos, como suelen ser utilizadas por los independentistas.

Después de todo, para resolver la situación en Catalunya la aplicación del artículo 155 era condición necesaria, pero debemos tener presente que ni es, ni pretendía ser suficiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *