Esto va de democracia.

Artículo publicado en ABC.

Cinco años de debate independentista empieza ya a dar para mucho, como por ejemplo, para calar determinados mensajes que en realidad no pasan de ser propagandistas. En numerosas ocasiones hemos oído, primero a Mas, después a Puigdemont y a Junqueras recitar que “esto va de democracia” en relación a la independencia, nada más lejos de la realidad. A qué democracia se refieren ellos que tienen una decisión tomada, y les importa entre poco y nada lo que los catalanes piensen?  Seguramente se trata de una democracia parecida a la que defienden sus socios bolivarianos de la CUP, y a la que en nada, los catalanes ni ninguna democracia occidental, queremos parecernos.

En primer lugar debemos recordar que el famoso referéndum de autodeterminación que defienden, no es fruto de ningún mandato de la sociedad catalana, de hecho, “los del sí” se presentaron a las elecciones autonómicas, plebiscitarias según ellos (que perdieron), con un programa que en ningún caso cita ningún referéndum de autodeterminación, sino de un “referéndum de ratificación de la constitución del nuevo estado”: imaginación en estado puro.

Hoy, parte importante del imaginario colectivo y los medios del régimen,  se apuntan a la post verdad del proceso: votar es democracia! Nada más lejos de la realidad, hasta en Cuba se vota, y pobre del que no lo haga por el régimen, democracia es mucho más: es respeto a las libertades, respecto a la ley, es debate, es contrastar opiniones, y después votar, sí votar, es una condición necesaria, pero no suficiente.

Hace pocas semanas explicaba en esta misma Tribuna que la llamada operación diálogo tenía por objeto poner en evidencia que a los independentistas, lo que menos les interesa es el diálogo. Hoy esa fase se ha superado con éxito, ha quedado demostrado que a los independentistas eso de contrastar ideas no va con ellos. Como ejemplo, en no pocas ocasiones les hemos tenido que recordar a los directivos de la televisión pública catalana que la diversidad de la sociedad catalana, va mucho más allá de los independentistas de derechas, y los independentistas de izquierdas.

Pues nada, encantados de la vida, si en realidad esto va de democracia, les esperamos en las Cortes Generales, pueden elegir Congreso, Senado, o ambas cámaras (sala alquilada al Ayuntamiento no sirve), y a respetar lo que democráticamente se decida.

Ello no obstante, no renunciamos a que también en el Parlament de Catalunya, se pueda ejercer en libertad la democracia, con respeto a las leyes, a nuestras propias leyes, y por encima de todo, con respeto a la sociedad catalana.

¡Comparteix!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someonePrint this page
Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *