Marcos mentales.

Artículo publicado en ABC.

A lo largo de los años, los nacionalismos han sacado ventajas al constitucionalismo en muchos ámbitos, pero sí en uno es más evidente que en otros, es en el de establecer marcos mentales: se reitera por tierra, mar y aire una sentencia que, con indiferencia de si es cierta o no, termina siendo indiscutible. Ejemplos los tenemos a centenares: las bondades de la inmersión lingüística, los agravios de todos los modelos de financiación, el maltrato fiscal, la ausencia de inversiones en infraestructuras, el derecho a la autodeterminación y así un largo etcétera de tópicos que en Catalunya conocemos muy bien.

Así, los constitucionalistas debemos abordar dos problemas: primero combatir esos marcos mentales con argumentos y pruebas fehacientes, porque, evidentemente, como los marcos mentales están tan asumidos, la carga de la prueba recae sobre aquellos que debemos contrarrestarlos; pero más grave es aún es que se asuman esos marcos mentales como propios por parte de altos representantes, actuales o pasados, del Estado.

Sorprende (o no) que venga el expresidente Zapatero a Catalunya a asumir los marcos de los nacionalistas: “ví que la sentencia del Estatut sería un problema”, para situar ésta en el origen del conflicto actual, ignorando que el origen de dicha sentencia es la gestión del Estatut que hizo él mismo o el propio PSC impulsando en el Pacto del Tinell el cordón sanitario al partido que en aquel momento, 2003, gobernaba España.

Y pongo en duda la sorpresa, porque tampoco es casual que, precisamente a escasas semanas de un debate de investidura de Pedro Sanchez, en el que es necesaria la abstención de los nacionalistas, venga el mediador Zapatero a asumir marcos mentales y a poner indultos preventivos a sentencias judiciales sobre la mesa.

Mientras los catalanes constitucionalistas continuamos peleando contra los marcos mentales, algo huele a podrido en Dinamarca (del Sur): ERC se desmarca de una nueva declaración de independencia en el Parlament al mismo tiempo que Zapatero asume que las decisiones de la justicia incomodan la política nacionalista, toma sentido el “no te preocupes”.

Blanco y en botella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *