Ni amnistía, ni indultos.

Artículo publicado por ABC

Polémica estéril la que ha copado determinados medios de comunicación durante este fin de semana a propósito de si, el PP contempla o no una amnistía o indultos a los independentistas condenados, en investigación o huidos de la justicia.

El único pacto que existe es el del PSOE con JUNTS del que conocemos algunos, solo algunos elementos, y por lo tanto lo relevante es conocer exactamente en qué más ha cedido el PSOE, para disponer de los siete votos de JUNTS que hicieron posible no solo la investidura, sino también la ocupación de la Mesa del Congreso. Es decir, ni existe ni ha existido ningún pacto del PP con JUNTS, y no habiendo pacto, no puede haber contenido, pero es que, tampoco ha habido ninguna negociación.

El PP, por principios, no podemos defender la impunidad y por lo tanto la desigualdad que supone tanto la amnistía como los indultos, y en éste segundo caso, más aún cuando no concurre el arrepentimiento y sí la amenaza de volver a hacerlo. Nuestras líneas rojas son conocidas, están en la Constitución, y para nosotros son indelebles, a diferencia del PSOE para quien las líneas rojas si existen, son difusas y confusas.

La polémica no puede deberse más que al nerviosismo del PSOE ante las encuestas de la próxima cita electoral gallega en la que caen por debajo de sus peores resultados en unas elecciones gallegas y persigue dos objetivos: blanquear al mismo PSOE por sus vergonzantes pactos con BILDU y los independentistas catalanes, pero también alimentar el voto a la derecha más intransigente para intentar debilitar al PP. Poco han tardado en VOX, en recoger el guante que le lanza el PSOE para atacar al PP e intentar sacar tajada de estas elecciones en las que, o gobierna el PP, o gobiernan los neo independentistas gallegos del BNG con sus socios del PSOE.

No se puede explicar aquello que no existe, lo único cierto son los pactos del PSOE, y harían bien, que en vez de calumniar al adversario, explicaran el contenido completo de sus pactos con JUNTS, pero también con BILDU del que por ahora solo se conoce la vergonzante concesión del Ayuntamiento de Pamplona, en vez de marear con hipótesis descabelladas que solo tienen por objetivo confundir a la opinión pública e intentar obtener un rédito electoral que, ahora los gallegos, no parece que le vayan a dar.